El Periódico reports on a new method of disinfection (article in Spanish)

El Periódico reports on a new method of disinfection (article in Spanish)

Utilizando la combinación de la luz UV, la nebulización o microdifusión molecular, la pulverización y la aplicación directa para la eliminación del SARS-Cov-2.

ASEPT2X_Modible_UV_Sterilizer-app-05-resized

Equipos UV EULEN Limpieza Hospitalaria. / EPDA

EULEN Limpieza, actividad del Grupo EULEN, líder en nuestro país en el diseño de servicios a empresas y siguiendo con su objetivo de ofrecer a la sociedad servicios innovadores que aportan soluciones útiles, de calidad y sostenibles, ha concluido -tras multitud de ensayos realizados por su departamento Técnico de higienistas exclusivo para el entorno Hospitalario y de un equipo de I+D+I- que la mejor técnica para eliminar virus, bacterias, hongos y agentes contaminantes orgánicos similares en entornos sanitarios es una combinación de diferentes técnicas aisladas.

La efectividad que cada una de ellas tiene en diferentes aspectos, hace que dicha combinación de técnicas específicas como laluz UV, la nebulización o microdifusión molecular, la pulverización y la aplicación directa sea la técnica definitiva en la limpieza hospitalaria frente al SARS-Cov-2.

Tecnología puntera

Actualmente la compañía dispone de los equipos más avanzados a nivel mundial y que otorgan una máxima seguridad de utilización tanto para los operarios que los manejan como para cualquier usuario del espacio tratado, especialmente en el ámbito hospitalario.

Destacan las unidades del equipo Asept.2x de Sanuvox Technologies, empresa canadiense líder de su sector. Este dispositivo puntero en desinfección por luz ultravioleta se utiliza tanto en quirófanos como en habitaciones. La luz UVC y la luz UVV del equipo tienen la misma longitud de onda que la producida por el Sol y ataca a los microorganismos a nivel molecular, desactivando y destruyendo los contaminantes, así como degradando los agentes químicos y olores. A diferencia de las lámparas convencionales, los sistemas de purificación UV que utiliza EULEN Limpieza usan un proceso patentado diseñado para entregar la máxima cantidad de luz UV.

Para complementar el sistema de desinfección por UV, la compañía emplea la última tecnología en nebulización y pulverización de generación de niebla nano y micrométricacon dinámica inductiva. Es la misma tecnología que en la actualidad está siendo usado también por las Unidades Tecnológicas de Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el Sars-COV-2. Dotado con la última tecnología de desinfección mediante chorro regulable que permite desinfectar las estancias en un corto tiempo, minimiza tanto el desinfectante utilizado como los residuos y posibles daños a personas e infraestructuras. Asimismo, permite tratar grandes áreas en cortos periodos de tiempo, accediendo a todas las superficies y zonas de difícil acceso, realizando el perfecto mojado de todas las superficies a desinfectar.

Por último, de acuerdo a su política de utilización de los mejores biocidas del mercado, desarrollados por las empresas líderes, junto a los profesionales formados y acreditados acorde con la normativa establecida por el Ministerio de Sanidad en cuanto a la aplicación de Biocidas,se selecciona en cada momento el más conveniente para aplicar por el método óptimo en función de las necesidades. Por ello, es importante distinguir entre los de un espectro más específico de los de amplio espectro.

En definitiva, la combinación de todas estas técnicas y tecnología se convierten en la mejor solución frente a la COVID-19 en espacios hospitalarios y aseguran un resultado óptimo en desinfección en el menor tiempo posible.

En la actualidad, numerosos hospitales de la Generalitat Valenciana y otros de referencia en la geografía española confían en las soluciones de EULEN Limpieza cuya estructura y forma de trabajo propia asegura el mejor resultado en un entorno como el sanitario.

Other articles that might interest you:

El Mundo reports on ASEPT.2X in Spain (article in Spanish)

El Mundo reports on ASEPT.2X in Spain (article in Spanish)

Para Héctor Atienza

La Clínica Universidad de Navarra emplea un máquina pionera en España que desinfecta de COVID-19 las habitaciones del hospital en poco más de cinco minutos con rayos UV. Estos modelos se fabrican en Canadá y cada equipo cuesta hasta 160.000 euros.

Dos máquinas UVR desinfectando un quirófano en la Clínica Universidad de Navarra.

La lucha contra el Covid-19 también se pelea estos días al milímetro en cada rincón de los centros hospitalarios por los equipos de limpieza. El coronavirus ha demostrado tener una alta capacidad de transmisión y fácil apego a todo tipo de materiales de forma invisible. Su resistencia complica las labores de desinfección de las salas en plena crisis sanitaria.

Una de las técnicas más innovadoras en esta particular batalla contra el virus son las lámparas germicidas de irradiación ultravioleta (UVGI). Con esta tecnología tanto las estancias de los hospitales como los quirófanos quedan libres del bicho tras su paso en un corto periodo de tiempo.

“Son muy efectivas porque destruyen tanto el ADN como el ARN, donde está la programación genética de los virus y las bacterias. Una destrucción total en poco tiempo que permite el acceso casi inmediato a las estancias”, destaca el doctor de la Clínica Universidad de Navarra, Francisco Guillén Grima, cuyos centros en Madrid y Pamplona aplican esta técnica pionera de trabajo.

Se trata de una tecnología relativamente novedosa en España. Con las técnicas tradicionales de esterilización de espacios, como el peróxedo de hidrógeno y las botellas de gas o vapor, los pacientes deben esperar entre una y tres horas para poder acceder a la habitación. Mientras que los equipos ASEPT-2x UV permiten su entrada en poco más de 10 minutos después de la salida del último paciente.

El médico Guillén Grima posando junto a un modelo ASEPT-2X UV.

“Las recibimos hace justo ahora dos años. La primera vez que las utilizamos fue porque se había intervenido quirúrjicamente a un paciente infeccioso, pero el quirófano se necesitaba urgente para un transplante cardiaco. En estos casos, te avisan cuando hay una posible donación y se debe actuar de inmediato. Metimos las dos torres y en 20 minutos el quirófano estaba operativo“, añade Guillén Grima que también fue uno de los 70 científicos que firmaron el manifiesto enviado en marzo a Pedro Sánchez solcitando el confinamiento de la población.

Fabricados por la firma canandiense Sanuvox, los equipos tienen una altura de 1,60 metros y poco más de 71 centímetros de ancho. Con apenas 45 kilos de peso, su transporte se realiza de forma sencilla con sus ruedas guía por todas las dependencias del hospital.

El único inconveniente que pueden tener estos equipos son las zonas de sombra que genera la lámpara UV cuando actúa. Para contrarrestar este hándicap, el personal técnico sitúa la máquina en varios puntos de las habitaciones evitando así cualquier recoveco con virus.

“Uno de los equipos se compone de dos torres que trabajan simultáneamente y cada lámpara se activa cinco minutos. Pero ahora con el tema de coronavirus hemos subido a seis minutos para asegurar la desinfección como un margen de seguridad total. Con la crisis del coronavirus también hemos alquilado cuatro torres más porque no dábamos a basto“, añade el especialista.

Son equipos caros. Según ha podido confirmar EL MUNDO, cuestan entre 60.000 y 140.000 euros, en función de las características del modelo. Algunos fabricantes ya ofrecen versiones que se mueven de forma autónoma por las instalaciones hospitalarias. Sin embargo, la clave del equipo está en el software que registra la máquina vía Wifi en el servidor del hospital. Pueden ofrecer diferentes soluciones tanto de servicios como de control de salud.

“Al quemar el polvo, también se produce cierto olor que se va enseguida. Si quieres que no huela a ozono, hay modelos que llevan unos filtros, pero la máquina cuesta más cara”, destaca el doctor Guillén Grima.

Estos equipos, que en España son distribuidos por la empresa tecnológica Alfatec Sistemas, también están presentes en los centros de la Fundación Jiménez Díaz en Madrid, del grupo QuirónSalud, y en la empresa de servicios generales Eulen.

LÁMPARA PARA UTENSILLOS

La técnica de desinfección ultravioleta, con una lámpara de pequeñas dimensiones, también se utiliza en los hospitales para limpiar de gérmenes en equipos de uso habitual entre pacientes y en parte del material médico. Sin embargo, este equipo también hace una especial labor desesterilizando los mandos a distancia de las televisiones.

“Es un equipo que se toca mucho por pacientes y acompañantes. Nosotros ahora los metemos en la máquina y salen dentro de una bolsa precintada. También los usamos con los termómetros, endoscopios… Es una técnica nueva que tendrá mucho futuro en España”, añade el médico.

Other articles that might interest you:

Collingwood Hospital first in Canada to have self-sanitizing Patient Rooms

BradfordToday reports on Collingwood hospital first in Canada to have self-sanitizing patient rooms

By Erika Engel

UV light, ozonated water, copper-infused surfaces, and titanium dioxide have all come together to make Canada’s first self-sanitizing patient room and bathroom at Collingwood General and Marine Hospital.

There’s copper in them there walls.

Collingwood General and Marine Hospital (CGMH) has opened the first of five self-sanitizing rooms, and will be the first hospital in Canada to use copper-infused panels on the walls in its hallways and patient rooms to prevent bacteria growth. 

Copper is naturally anti-bacterial and copper surfaces prevent bacteria growth.

The made-over patient room is located on the medical floor, and it’s packed with the latest technology in sanitization from the UV lights on the ceiling to the copper-infused toilet seat in the bathroom.

Norah Holder, CGMH president and CEO, said Collingwood’s hospital is the first in Canada to combine all of the self-sanitizing elements into one patient room and bathroom.

The bacteria-fighting technology includes copper-infused high touch surfaces like the bed rail, the door handles and pulls, the toilet seat, and the toilet handle. There’s UV lights on the ceiling that run on a disinfecting cycle when the patient is in the bathroom or outside the room, and there are plastic panels on the bottom half of the wall coated in titanium dioxide, which reacts with UV light to kill bacteria. In the bathroom a no-touch sink is engineered to prevent splashing and delivers ozonated water. Ozone has been proven to have an oxidizing, antiseptic, and germicidal effect. More UV lights in the bathroom activate after every use, bathing the room in UV light, which destroys the cell wall of bacteria, spores, and fungus.

The next rooms completed will have copper-infused panels covering the bottom half of the walls.

According to John Widdis, manager of operations and maintenance at CGMH, Collingwood will be the first hospital to use these panels as they are new to the market.

He said the technology doesn’t take away the need for cleaning, rather it mitigates the bacteria load on surfaces in the room. Rooms will still be cleaned once every 24-hours at minimum.

Swab tests showed bacteria counts in the range of 7,000 to 8,000 in a typical room. After the self-sanitizing technology was installed, the same swab tests are showing bacteria counts in the range of 30-50.

Dr. Michael Lisi, chief of staff at CGMH, said he’s “thrilled” to see CGMH become a leader in infection control technology locally, provincially, and nationally.

“This technology is really going to provide benefits in terms of patient safety, and safety of staff and visitors,” said Lisi. “I can have faith in such technology to provide the best level of care for our patients. This will help with improving outcomes and getting patients back to their families safely.”

CGMH has been testing some of the technology in its emergency department already. Widdis said he wanted to start with the one public washroom in the department once he watched the constant flow of people using the facility. The bathroom was cleaned once every 1.5 hours, but in between there would be eight or so people using it.

When the emergency department was renovated in 2016, Widdis had an ozone sink and some other self-sanitizing technology installed in the bathroom. Staff sinks were also replaced with models that delivered ozone water.

Since then, the hospital has seen the lowest rates of C-Difficile occurrences in recent history.

Lisi said the rates are the lowest they’ve been in six years. Widdis said the rates went down almost as soon as the changes were made in the emergency department.

“[Infection control] is a very significant component,” said Lisi. “It’s something all hospitals struggle with … C-Difficile can be life ending in elderly and those whose immune systems are not strong enough.”

Widdis has been at CGMH for 29 years and he’s seen hospitals and researchers work to battle hospital acquired infection rates over the course of his career.

In the beginning, said Widdis, it was done with chemicals, later it was bleach and hydrogen peroxide on surfaces. Before the UV lights, copper infused materials, and ozone water sinks, the last innovation was a “bomb” that would vaporize hydrogen peroxide to sanitize surfaces.

“We still use some of them,” said Widdis, adding the chemicals have moved to more earth-friendly compounds. “These are just more weapons we use in our fight against hospital acquired infections.”

The technology now installed on the medical floor will also continue to work against mutating strains of bacteria.

Widdis said staff decided to start installing the technology on the medical floor because it’s where patients would be isolated in cases of infection.

“If we have an outbreak, which we haven’t in years, this is the floor where we run into the most trouble,” said Widdis.

Work is continuing to outfit four more patient rooms and renovate hallways to include fresh paint and copper-infused panels on the walls. There are also plans in the works to outfit all hospital bathrooms with copper-infused toilet seats, high touch areas, ozone sinks and UV light.

For rooms not equipped with UV lights yet, the hospital has two portable towers with UV lights that can be used to disinfect any room.

Holder is looking forward to using this and even newer self-sanitizing technology in the future hospital build.

The CGMH foundation raised $1 million for the project through the Tree of Life campaign held at Christmas and other initiatives.

Other articles that might interest you: